Haz clic aquí para volver a la página de inicio
castillocabecera


EXPEDICION CONTRA ORAN (I). INTRODUCCION.


Embarque de tropas contra Orán

Oleo que representa el embarque de tropas del Conde de Montemar en el Puerto
de Alicante, en la expedición contra Orán. Junio de 1.732.




LA EXPEDICION CONTRA ORÁN ( I PARTE)



A comienzos del año 1.732 algo comenzó a moverse en la ciudad de Alicante. Nos encontramos bajo el reinado de Felipe V. El movimiento diplomático entre las potencias europeas es frenético. Las Alianzas y Convenios se sucedían y los "Comisarios Tratadores" intentaban ajustar y acordar aquellos puntos pendientes de resolución en los acuerdos políticos.

Eran unos tiempos muy inestables y cualquier mínimo movimiento de reagrupación de tropas o armamentos, sembraban el recelo y la incertidumbre en el resto de las potencias europeas.

Los grandes armamentos marítimos y militares comenzaron a producirse en los puertos y costas de Cádiz, Alicante y Barcelona. Era un misterio lo que se preparaba. "Todos discurrían, indagaban todos y nadie acertaba á saber ni penetrar el objeto de tales aprestos, y dónde se dirigiría la empresa que sin duda se meditaba", así lo definía el historiador Modesto Lafuente en su Historia General de España del año 1.862.

Seis navíos de guerra españoles y armados salieron en dirección a Génova, lo que creó la alarma en los países vecinos, pero pronto se supo que su misión era recoger dos millones de pesos que el Estado Español tenía depositado en el Banco de San Jorge en Génova, y que servirían para financiar parte de la expedición que se estaba preparando. No obstante, fue preciso despachar un "expreso" al Duque de Liria para tranquilizar y aplacar la alarma del Emperador de la república genovesa, para asegurarle que la expedición no iba dirigida contra ninguno de los reinos aliados.

Todas las miradas de las potencias europeas se dirigían hacia la ciudad de Alicante. Tropas y armamento militar fueron llegando de todas partes del reino con dirección a nuestra ciudad que, por entonces, contaba con poco más de 12.000 habitantes y, en pocas semanas, llegó a multiplicar por cinco esta población.

Comenzó la primavera de 1.732 y seguían los preparativos con tan frenético ritmo que, a principios de abril de este año, llegaron a reunirse en la playa de Alicante (Babel) más de 600 velas, creando tal expectación que un escritor de aquel tiempo llegó a decir: "Nunca se vio el Mar Mediterráneo cubierto de tanta variedad de banderas juntas".

Constituyó un verdadero problema el hospedaje de 50.000 hombres. Las posadas y fondas se colapsaron y muchos alicantinos tuvieron que acoger a militares de grado en sus propias casas. También se hubieron de habilitar zonas para el almacenamiento de víveres, provisiones, caballerías y ganado. Alicante se convirtió en una ciudad irreconocible por unas semanas.

Y entonces se desveló el secreto de la expedición. "Se dio el mando del ejército a Don José Carrillo de Albornoz, Conde de Montemar, que tenía a su mando 27.000 militares, a los que habría de añadir varias compañías de voluntarios y un gran número de aventureros, entre los que se encontraban oficiales de mucha distinción y más de 30 títulos de Castilla". El mando de la Armada estaba encomendado al Teniente General Don Francisco Cornejo.

Se recordaban las grandes empresas navales de tiempos de Carlos V pero, ninguna de ellas, "excedió a esta, ni en el número de vasos (barcos), ni en la magnificencia y abundancia con que iba provista".

El día 6 de junio de 1.732, cuando todo estuvo dispuesto y la escuadra amarrada en la bahía de Alicante preparada para zarpar, el rey Felipe V hizo público un manifiesto que envió al Consejo de Castilla para que se publicara en Madrid, declarando que la expedición se dirigía a recobrar la plaza de Orán, en la costa Africana y que se perdió en el año 1.708 al ser ocupada por los moros.

El día 15 de junio de 1.732 "sonó el cañón de leva en la playa de Alicante; todas las embarcaciones levaron anclas, y el día siguiente comenzó a navegar la escuadra en perfecto orden y ofreciendo á la vista un magnífico y vistoso espectáculo. El 25 ya estaba á la vista de Orán…".

Recorte prensa de La Gazeta de Madrid. Junio 1.732.

La prensa de la época, a través de la Gazeta de Madrid", equivalente a lo que hoy sería el B.O.E., se hacía eco del acontecimiento de esta forma.

Jesús García Mulet.