Haz clic aquí para volver a la página de inicio
castillocabecera


NIEVE EN LA CIUDAD DE ALICANTE


Alicante nevada

Recreación de la nevada en la ciudad de Alicante
del año 1.926

Nuestros antepasados pudieron haber utilizado "las cadenas" en sus carruajes para circular por la ciudad. En este artículo, vamos a rescatar los relatos sobre algunas de las nevadas más significativas que se produjeron en la ciudad de Alicante en épocas pasadas.

Hasta ahora la más conocida y reciente fue la del frío invierno de 1.926(*), de la que incluso existe alguna fotografía que da fe de que en Alicante también nieva pero, si nos adentramos en los tiempos, podemos observar que en el invierno del año 1.624 se describe una importante nevada en la ciudad tanto, como que la altura de nieve acumulada alcanzó un palmo y medio, tal y como se describe en la crónica de Juan Bautista Maltés.

"Es también curiosidad, digna de memoria, la que sigue. En el año 1624 siendo el Invierno muy cruel, sucedió que nevó en Alicante palmo y medio de Nieve: suceso que por ser tan raro y jamás visto hasta entonces, dejó un curioso à la memoria en un letrero que dejó escrito en una piedra de la Iglesia de Santa Maria…" (Dec.IV, Cap. II. 28, Crónica de Juan Bta. Maltés).


Más de un siglo después, en el invierno del año 1.752, se vuelve a repetir este fenómeno meteorológico en la ciudad y lo describe de la siguiente forma:



"Primeramente como este Invierno de 1.752, ha sido tan excesivo en los frios, que siendo este nuestro clima tan benigno y templado, que rara vez se experimenta mucha frialdad: sin embargo hemos visto en esta estación lo que jamás han visto los nacidos. Esto es, que en el día 15 de Enero por la tarde se vió desprender de las nubes à la Ciudad tanta copia de nieve; y con unos copos tan grandes y formados, que fue admiración à quantos no avian experimentado jamás en esta tierra tan copiosa y terrible nevada. Bien pudo esta nevada gravarse en mármoles para perpetua memoria, como la que aconteció en el año 1624…" (CAP. ULTIMO /Ultimas curiosidades, que se han observado en estos dias /Crónica de Juan Bautista Maltés)



No parece haber más noticias referente a nevadas de alguna intensidad en la ciudad de Alicante hasta el invierno de 1.926. Las cámaras fotográficas fueron testigos de esta nevada que cubrió de blanco las laderas del Benacantil. Se trata de la famosa fotografía, que algunos autores atribuyen a los años 50, pero que más abajo aclaramos (*) y que podría deberse a una confusión, pues sí que tenemos constancia de que en el año 1.958 cayó una nevada, que no llegó a cuajar, y que describiremos más adelante. Nevadas de este tipo han sido muy comunes. La madre del autor recuerda una anécdota ocurrida durante una nevada que se produjo en el invierno de 1.935 que, como la descrita anteriormente, no llegó a cuajar.



"Tenía 7 u 8 años y estábamos jugando en el patio del colegio de Doña Juan del Toro, entonces situado en una esquina de la calle Velázquez. Se daba la circunstancia que una alumna compañera, guardaba luto por el fallecimiento de su madre, y decidimos colocarla en el centro del patio para ver como los copos de nieve que caían se iban depositando sobre su indumentaria negra, lo que provocaba la curiosidad y las risas del resto de las compañeras que correteaban a su alrededor disfrutando del espectáculo. Aquella acción nos costó una buena regañina por parte de la profesora. Lo cierto es que el suelo del patio se encontraba mojado y los copos de nieve caídos no llegaron a cuajar." (Sofía Mulet Alcaraz).



Al igual que la anterior, en el invierno de 1.958 se tiene constancia de otra nevada cuyos copos llegaron a cubrir los aleros de los tejados de algunas casas de las zonas más alejadas de la costa, pero que no llegó a cuajar. La madre del autor lo recuerda.



"Mi hijo Vicente tenía entonces un par de años y lo teníamos sentado tras los cristales de la ventana. El niño observaba con curiosidad como caían los copos de nieve y los seguía con la vista. En los recodos de algunos tejados se llegaron a acumular algunos copos formando una fina capa blanquecina no obstante, tampoco llegó a cuajar y el suelo de la calle solo estaba mojado." (Sofía Mulet Alcaraz)



Evidentemente nevadas como las dos últimas descritas existieron muchas en la ciudad de Alicante, pero las mencionadas suponen un ejemplo ilustrativo del recuerdo de la madre del autor.



(*) La madre del autor tiene en la actualidad 83 años y nunca ha visto el Benacantil nevado. La fotografía en cuestión, se corresponde con el año 1.926, según afirman algunos autores. Evidentemente no es de los años 50, tal como se viene diciendo, pues disponemos de alguna que otra fotografía de los años 30, en la que aparece avenida de Alfonso X El Sabio con palmeras desarrolladas en sus laterales y que ya habían sustituido a las hileras de arbolitos que aparecen en le fotografía de la nevada. Además, los edificios de la Avenida de Alfonso X El Sabio que aparecen en la fotografía de la nevada, no se corresponden con los edificios que existieron en los años 50.



Jesús García Mulet.