Haz clic aquí para volver a la página de inicio
castillocabecera


FESTEJOS POR LA VISITA DE SS. MM. DON ALFONSO XIII Y DOÑA VICTORIA EUGENIA A ALICANTE.
LA REINA QUE PLANTÓ EL PRIMER PINO DEL BENACANTIL.


Alfonso XIII y Victoria Eugenia

Los Reyes y el príncipe Leopoldo de Battenberg pasando revista en el parque
de Canalejas a las fuerzas que habían acudido a tributarles los honores a su llegada.




La consideración de fortaleza que tuvo el monte Benacantil a lo largo de la historia, fue la causa principal de que su ladera oeste estuviese continuamente despoblada de arboleda, por razones obvias de defensa de su castillo.

Con la visita de la Reina Isabel II a Alicante en el mes de mayo del año 1.858, Alicante dejó de ser Plaza Militar, y sus murallas y fortalezas dejaron de ser operativas. La ladera oeste del monte Benecantil ofrecía un aspecto desolador y desértico, y se hizo preciso repoblar con pinos dicha ladera, lo que iba a permitir mejorar el aspecto del monte, crear un pulmón de oxígeno para la ciudad y evitar la desertización de dicha ladera pero, no vamos a hablar de la repoblación, pues una cuestión curiosa se nos presenta:

¿Quién plantó el primer pino de la repoblación forestal del monte Benacantil?
Recepción de los Reyes en el Ayuntamiento

La revista "La Ilustración Artística", en fecha 25 de marzo de 1.912, describía la visita de sus majestades, el rey Alfonso XIII y su esposa consorte la reina Doña Victoria Eugenia, a la ciudad de Alicante.

"Alicante se ha visto honrada con la visita de Sus Majestades los reyes D. Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia, quienes han permanecido en aquella capital cuatro días, siendo objeto de grandes agasajos y de continuadas muestras de entusiasta afecto. Desde las primeras horas de la mañana del día 15 Alicante ofrecía el espectáculo de una animación extraordinaria; la mayoría de las casas hallábanse engalanadas y una multitud inmensa llenaba las calles esperando el paso de la regia comitiva. Poco antes de las nueve llegó el tren real al Parque Canalejas, en donde se hallaban las autoridades, corporaciones y numerosos particulares."


La agenda era muy apretada para los 4 días que iban a estar en Alicante y no había tiempo para mucho:

Acto de inauguración de la repoblación forestal del Benacantil

La reina Victoria Eugenia plantando
el primer pino que inauguraba
la repoblación forestal del Benacantil.

"…y en seguida organizóse la comitiva, que se encaminó a la colegiata de San Nicolás, en donde ese cantó un Te Deum, y desde allí al puerto, en donde SS.MM. se embarcaron dirigiéndose al yate Giralda.
Al mediodía, D. Alfonso y Doña Victoria, con su séquito, desembarcaron y fueron al Ayuntamiento, celebrándose allí una recepción brillantísima…y por la tarde estuvieron don Alfonso en el Tiro de Pichón y Doña Victoria en el Ayuntamiento para presidir la inauguración del Ropero Santa Victoria y luego en el teatro Principal, donde presidió el reparto de premios a los niños de las escuelas públicas."


Esa misma noche se celebró un banquete a bordo del yate Giralda. El rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia, obsequiaron a las autoridades con un excelente banquete y, posteriormente, volvieron todos a desembarcar para asistir a un concierto en el Casino de Alicante.

"Al día siguiente (día 16), SS. MM. Visitaron el Club de Regatas, en donde la reina Victoria entregó al pescador Francisco Aguiló el título de propiedad de un laúd de pesca… Después, mientras el rey tomaba parte en las regatas, la reina, acompañada del príncipe de Battenberg (hermano de doña Victoria Eugenia) y del Sr. Canalejas, marchó a Elche… por la tarde asistieron SS. MM. A la corrida de toros… Por la noche hubo un banquete oficial en el Giralda y función de gala en el teatro Principal."

"El día 17 D. Alfonso tomó parte en las regatas, en las que ganó el primero premio (naturalmente) y Doña Victoria inauguró la repoblación forestal del Castillo Benacantil."


Batalla de FloresBatalla de Flores Foto izquierda.- Carroza que representaba un joyero. / Foto derecha.- Desfile de carrozas.

"Por la tarde celebróse la batalla de flores, en la que figuraron 27 magníficas carrozas; los reyes la presenciaron desde una tribuna artísticamente engalanada. Después SS. MM. Presidieron en el Club el reparto de premios a los vencedores de las regatas y terminada aquella ceremonia emprendieron el regreso a Madrid…"





Jesús García Mulet.