Haz clic aquí para volver a la página de inicio
castillocabecera


EL BARRIO DE SAN FERNANDO


Barrio San Fernando

El Castillo de San Fernando visto
desde la calle Pintor Murillo

EL BARRIO DE SAN FERNANDO

En las 4 esquinas del cruce de la calle Juan de Herrera bajando por la calle Velázquez en la acera de la derecha se ubicaban el colegio de Doña Juana del Toro y en la esquina de en frente el Bar Pelaillo. Bajando la calle Velázquez en la acera de la izquierda el forn (horno) El Garro y en la esquina de enfrente la Barbería Pallarés.

La abuela recuerda que en la calle Velázquez y, después de pasar el cruce con la calle Padre Mariana y bajando por la acera de la izquierda, se encontraban unos almacenes con puertas grandes. En dichos almacenes, se guardaban los "bombos" del Sorteo de los Ciegos. Todos los días, al anochecer, sacaban los "bombos" en medio de la calle y los vecinos presenciaban, en directo, el sorteo y extracción de los números.

El colegio de Doña Juana del Toro era de alumnado solo femenino. Se encontraba en la planta baja de la esquina y el edificio era denominado, vulgarmente, "Casa Merda". Años atrás, este colegio se hallaba en la esquina de la calle Calderón de la Barca y daba a la parte trasera del mercado de frutas y verduras, justo donde hoy se encuentra el comercio de Julio el Madrileño.

En la esquina de la calle Calderón de la Barca con la calle Juan de Herrera se encontraba la Escuela Modelo. Decían que era un colegio "laico" (Evangelista)y, en un principio estuvo situado en la calle Labradores, cuando fue fundado por Don Francisco Albricias en el año 1.887. Sólo admitía a alumnos masculinos y dos de sus profesores se llamaban "Don Franklin" y "Don Lincoln".
Edificios calle San Leandro

En la calle Padre Mariana, en el lugar en el que se ubicaba el cine Calderón (hoy Mercadona), años atrás estaba el denominado "Cuartelillo". Una portería daba acceso a un largo pasillo en cuyo extremo, se abría un amplio patio en el que se encontraban las puertas de 3 ó 4 plantas bajas. En una de ellas vivía "Luisa "La Bambera", que vendía bambas y bocadillos. En otra vivía una tal María. La Abuela frecuentaba a menudo El "Cuartelillo", dado que su madre, Lorenza, allí tenía amigas y conocidos.

Continuando en la calle Padre Mariana, en la casa número 22, al lado de la que vivía Sofía, residía "Pepa la Ratá" que disponía de un puesto en el Mercado Central. En la casa contigua, número 24, existía un almacén de comestibles, en su planta baja, y su dueña era "La Tía Tona".

También conocía a los "Cano". Vivían en la calle Juan de Herrera, a dos portales del colegio de doña Juana del Toro, y eran de La Nucía. La madre, "Pepica", tenía un almacén en el patio al que le llamaban "obrador" y allí "Pepica", hacía morcillas y butifarras. Con el tiempo también llegarían a montar un puesto de embutidos en el Mercado Central. Sofía conocía a Pepito, que era el hijo mayor, y también a Paquito, que era el menor de los hijos.

La Fábrica de Gaseosas "La Rosa" también se encontraba en el Barrio de San Fernando, bajando por la calle Velázquez en la acera de la izquierda. En la calle Capitán Segarra estaba la cervecería de los Hermanos Santamaría. Allí trabajaba un tal "Carratalá" que era un conocido de la familia.

También cuenta como el día de la Ascensión, los vecinos del Barrio iban a la zona de Les Oliveretes (que eran unos bancales de olivos situados en la Avda. de Carmelo Calvo frente a Franciscanos)por que a las 12 del mediodía la tradición decía que "se cruzaban las hojas de los olivos".
Vista del Barrio San Fernando



Jesús García Mulet.